5 bandas que deberías escuchar: Octubre’2017

Bandas Escuchar Octubre 2017

Las 5 propuestas de todos los meses, en este caso curated by Jorgenious y Tharandur. El primero nos propone un torbellino en clave rave y una artista española que no tiene miedo de aunar la elegencia jazz y la oscuridad de la electrónica industrial. El segundo nos trae sonidos urbanos: un combo punk de chulas, y dos propuestas que abogan por seguir llevando al hip hop y al trap hacia la punta de la vanguardia.

Machine Girl

Machine Girl

Imaginaos a un Zach Hill que nunca hubiera conocido la vida sin Internet. Con cuenta en tumblr, reposteando gifs de Akira y flipando con la primera vez que descubre a Aphex Twin en Spotify. Machine Girl pondrían las bases instrumentales a un MC Ride millenial, cargando de experimentación y descaro a una propuesta ya de por sí alocada. A golpe de redobles de Roland 909, este jovencísimo dúo representan la nostalgia por las raves británicas nunca vividas.

En la onda de: JUNGLE PUNK RAVE NOISE SHIT

¿Qué escuchar?: Su disco WLFGRL, disponible en Youtube o en Bandcamp.

JASSS

JASSS

JASSS es todo lo que le podríamos pedir a la música industrial electrónica a día de hoy. Silva Jiménez no da puntada sin hilo en sus producciones, que reflejan una suma de referencias que nunca da resultado negativo. Con una dieta basada en dub y ritmos machacones, la mezcla se rebaja con melodías jazzísticas e incluso africanas batidas por infinitos filtros sonoros. No sabemos si con lo heterogéneo de la propuesta hay que bailar, follar o ir a un fumadero de opio para digerir las escuchas.

En la onda: Nitzer Ebb y Ornette Coleman quedando todos los domingos para hacer field recordings.

¿Qué escuchar?: Su debut: Weightless, disponible en Youtube.

Downtown Boys

Downtown Boys

Me vais a llamar exagerado, pero seguramente Downtown Boys son una de las bandas más renovadoras del punk americano: sus temas son tan bailables como trepidantes, en los que destacan la inclusión de un saxo y teclados que dan cierto grado de sofisticación al conjunto. Sus combativas letras se salen de la tónica anticapitalista más rancia para señalar elementos habituales del discurso de izquierdas contemporáneo: el feminismo de nuevo cuño, la lucha contra el heteropatriarcado, la defensa de la cultura queer o el racismo enterrado en lo más profundo de nuestra sociedad. Combinando inglés y español “a lo The Mars Volta”, Downtown Boys están forjando un punk sin nostalgias para nuevas generaciones.

En la onda de: Punk para nuevas sensibilidades.

¿Qué escuchar?: Full Communism (Spotify) si te apetece poguear, su último Cost of Living (Spotify) si te apetece algo más bailable.

Gaika

Gaika Tavares

Vivimos en un mundo globalizado (tomad topicazo) y eso tienes sus ventajas: géneros que en un principio no tienen mucho que ver, terminan convergiendo en mentes inquietas que necesitan exteriorizar todas sus influencias en su propia música. El artista Gaika Tavares es una auténtica batidora de sonidos, que aúna música típica de la comunidad negra (dancehall, reggae, hip-hop) con música moderna que se asocia fácilmente al Reino Unido (grime, trip-hop), todo pasado todo por un filtro denso y oscuro que empieza a ser una constante en el hip-hop de vanguardia. A todo ello se suma el uso de su voz filtrada que juega a ser un instrumento más. Con sólo 3 EPs en su haber Gaika ya está revolucionando la música negra más auto consciente y urbana.

En la onda de: El hip-hop de vanguardia para los amantes de sonidos africanos.

¿Qué escuchar?: Su último EP, Spaguetto, es una maravilla (Spotify).

Suicideyear

Suicideyear

Una de las mejores noticias en la música popular es el avance que está haciendo el hip-hop hacia fronteras que antes le resultaban lejanas, gracias al empuje de proyectos underground como Death Grips que han terminado permeando en discos tan populares como Yeezus de Kanye West. También ayuda ese experimento millenial a gran escala que es el trap, cuyas combinaciones con otros géneros son incontables. El proyecto de Suicideyear parece aunar ambas corrientes ignorando toda la parte vocal para dar el total protagonismo a bases tan complejas que funcionan a la perfección como temas de pura electrónica. Beats típicos del trap, graves que te remueven los órganos, episodios etéreos y una capa bien oscura conforman el sonido de Suicideyear, un auténtico laboratorio para definir el hip-hop del futuro.

En la onda de: El trap más digno y experimental.

¿Qué escuchar?: Su Hate Songs no tiene desperdicio (Spotify).