Los Mejores Discos Internacionales de 2017 (Parte I: Del 30 al 21)

Sabemos que ha llegado la Navidad no por un aumento de la iluminación en calles y centros comerciales o por la lotería de Navidad si no por la tradicional crítica de Boyero a Star Wars y por los clásicos Tops de los medios digitales. Un año más, os presentamos lo que a nuestro juicio es lo más brillante que ha salido a la luz en este año 2017. 30 discos que repartiremos en 3 entregas.

Recordad, oh lectores, que también nos importa la democracia. Queremos saber cuales son vuestros discos favoritos y hemos creado una encuesta para que opinéis. Uno de vostros se llevará un ejemplar, de forma gratuita, de nuestro flamante fanzine que hemos editado en conmemoración de nuestro X Aniversario.

30

Turia

Dede Kondre

Esta banda forma parte de un nuevo colectivo holandés que parece que tiene mucho que decir en cuanto a black metal del corte más atmosférico. Turia recogen el guante de bandas como Ash Borer o Sortilegia y en Dede Kondre, su segunda referencia, construyen un black metal que suena al mismo tiempo crudo, etéreo, hipnótico y minimalista, contrarrestando la repetición hipnótica con abundantes dosis de melodías y una mayor variedad de tempos y estructuras que en su disco debut.

29

Venenum

Trance of Death

Seguimos con el repaso al metal extremo más sobresaliente de este año con el debut de los alemanes Venenum; un disco que recupera el sonido de los padrinos del género para luego retorcerlos y contaminarlos más y más con sonidos retro-progresivos y heavy-clásicos hasta acabar con un monumental tema final de 14 minutos donde las dos corrientes se dan de la mano. Un disco en el que tienen cabida desde los tremolos y la agresión a la melodía, el esotericismo, los órganos Hammond y las excursiones por el rock progresivo, Trance of Death termina en un lugar totalmente distinto a donde empieza, y es capaz de volar la cabeza tanto al fan veterano como al que se acerca desprevenido.

28

Chelsea Wolfe

Hiss Spun

La carrera de Chelsea Wolfe ha ido avanzando lentamente desde terrenos más acústicos y folkies hacia sonoridades más contundentes y metálicas. En Hiss Spun abraza un doom más accesible y menos cargado de ornamentos que en anteriores referencias. Además del característico sello en la producción de Kurt Ballou destaca el uso de las melodías, la riqueza y protagonismo de las guitarras eléctricas y el perfecto equilibrio entre el misticismo y el rock. Estamos ante otro disco notable de la norteamericana, cargado de fuertes sentimientos y canciones que exhalan quejidos de escape y dolor.

27

Jlin

Black Origami

Black Origami es tan caótico, apabullante y directo, que corre el riesgo de ser simplemente clasificado como un batiburrillo informe de percusión, graves y sonidos tribales. Pero si algo mantiene la cohesión en el disco de Jlin es la obsesión por el orden dentro de ese aparente caos. Algo que haría salir despavoridos de la pista de baile a los ajenos al footwork, como antaño consiguió su admirado Igor Stravinsky con la Consagración de la Primavera en los teatros parisinos. Una vez se han destruido las ideas preconcebidas sobre cómo debería sonar la música electrónica, el viaje a la oscuridad que propone Jlin se convierte en trance que nos da la bienvenida a un nuevo folclore.

26

Spectral Voice

Eroded Corridors of Unbeing

Spectral Voice entroncan directamente con un estilo de death/doom cavernario, oscuro y firmemente anclado en el death metal old school que no necesariamente podemos escuchar muy a menudo: la banda parece totalmente transparente en cuanto a sus influencias y al mismo tiempo extremadamente efectivos en darles homenaje de forma que no resulte manido; en Eroded Corridors podemos escuchar el aura de putrefacción de los clásicos fineses como Rippikoulu, y especialmente la atmósfera desolada y alienígena de los mismísimos diSEMBOWELMENT. El 2017 ha sido un año excepcional en lo que a death metal se refiere, y Spectral Voice sin duda están en la cresta de todo ello.

25

Oddisee

The Iceberg

En una época en el que el flow y los bpms por encima de 40 parecen haber dejado de tener sentido, es admirable encontrar un disco de Hip Hop que intente dejar su lugar tan claro como The Iceberg, del rapero de Washington Oddisee. Sin dejar de lado técnicas actuales de sampleo y producción, este disco consigue crecer a base de instrumentales orgánicas, que estallan con los metales y las líneas de bajo. Otro tanto se puede decir de la lírica, política y a la cara, en un trabajo en el que tanto música como letra nos pide a gritos, pero sosegadamente, lo necesario que es que nos cuidemos.

24

Rebirth of the Nefast

Tabernaculum

El debut de este proyecto en solitario de black metal (irlandés, pero ahora radicado en Islandia) es el resultado de casi una década de trabajo, y se nota. Tabernaculum es un disco denso y profundo que necesita un buen puñado de escuchar para ser descifrado, pero también uno que continúa ofreciendo nuevos detalles escucha tras escucha. Un disco donde a pesar de su densidad no sobra absolutamente nada, y que revela una premeditación que sólo puede ser fruto de años y años de escritura, ensayo y error.

23

The Horrors

V

Los de Essex son una rara avis en la industria musical: con su debut parecían que iban a ser devorados por diversas polémicas que olían a estrategia de marketing, pero han solidificado una carrera basada en reinterpretar sonidos ochenteros/noventeros típicamente británicos desde una perspectiva actual con tendencia a lo lánguido. V es su disco más ambicioso hasta la fecha – la producción es espectacular – en la que deciden integrar la influencia de bandas como New Order o Depeche Mode a su universo sonoro, lo cual les sienta de maravilla gracias a su buen gusto a la hora de integrar sintetizadores. Es una banda que ya no necesita demostrar absolutamente nada, pero alegra saber que su ambición no para de crecer.

22

Exquirla

Para Quienes Aún Viven

Toundra y Paco Contreras clavan una nueva pica histórica en la alianza del rock y el flamenco. De los primeros nos quedamos con las ya conocidas virtudes existentes hasta la fecha, de El Niño de Elche nos llevamos la sorpresa de la vuelta de tuerca en fuerza y coraje. Todo ello queda engarzado en el hilo conductor de “La Marcha de los 150.000.000”, poema de Enrique Falcó donde nos hablan las voces aplastadas por la sinrazón de la guerra. En ese barro de dolor y horrores la épica del flamenco y el post-rock se vuelve aún más intensa, prácticamente escalofriante en temas como Hijos de la Rabia.

21

Jordablod

Upon My Cremation Pyre

El disco del año para el sector true: este disco te agarra por las partes nobles en menos de medio riff y te arrastra hacia tiempos gloriosos. Upon My Cremation Pyre es una amalgama brillante de black y death metal, psicodelia desértica y destellos ocasionales de folk oriental que resulta tan original como alucinante. Jordablod hacen referencia a los clásicos del black metal pero lo hacen de forma que no suenan a nada menos a ellos mismos , muestran una maestría y buen gusto supremos a la hora de incorporar sus variadas influencias en su música y además cuentan con un sonido de guitarras y una producción que dan en el clavo de lleno.

  • Hypo Luxa

    Buen comienzo de lista,la única banda que conozco es a The Horrors pero no estaba enterado de su nuevo álbum,de Chelsea Wolf he escuchado algunas canciones, el resto me han llamado bastante la atención y ya estoy consiguiendo algunos de esos albumes.